MUJERES INFLUYENTES DE ALCALÁ

Visibilizar a las mujeres que han tenido que ver con la historia de Alcalá de Henares es un objetivo prioritario desde hace tiempo en nuestra ciudad. En Lux Moments queremos además alzar las voces de las mujeres contemporáneas que destacan por su gran labor. Próximamente iremos publicando sus artículos de opinión que generosamente ceden a este medio de comunicación, lo que les agradecemos de corazón. 

SUSANA MARTÍN

Hermana mayor de la Hermandad Sacramental del Cristo de los Desamparados y de la Virgen María Santísima de las Angustias. Presidenta de la Casa de Acogida Virgen de las Angustias (calle Río Guadalquivir, 10). Y tesorera de la Junta de Cofradías Penitenciales de Alcalá de Henares, la que coordina la organización de la Semana Santa que está declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional, en colaboración con la Diócesis de Alcalá y el Ayuntamiento. 

VOLUNTARIOS COMPROMETIDOS

 

Todos deseamos hacer algo especial y que nuestras cosas sean reconocidas,  pero no caemos en la cuenta de que lo más importante es el otro, aquel por quien lo hacemos. 

Cuando decides hacerte voluntario, lo tienes que hacer desde el compromiso y la responsabilidad. 

Ser voluntario es un acto de amor y dedicación al prójimo que no puedes dejar así como así, ya que personas en situación de vulnerabilidad dependen de ello. 

Antes de tomar la decisión de ser voluntario se debe pensar qué estás dispuesto a sacrificar porque ocupa gran parte de tu tiempo, es un acto de solidaridad con el que te tienes que comprometer de una forma continua y regular. 

La situación que vivimos en la actualidad nos ha convertido en una sociedad egoísta de nuestro tiempo libre, ese tiempo que nos arrebataron durante unos meses de golpe, y que ahora queremos recuperar a cualquier precio, sin tener un minuto para pensar en la cantidad de personas de diferentes edades, de familias completas que no sólo dejaron su tiempo por el camino, que quedaron en una situación vulnerable no sólo hablando en el sentido económico. 

Al tender la mano a estas personas te la tiendes a ti mismo. Tras un gesto de agradecimiento, la sonrisa de un niño, la mirada de esa madre o las lágrimas de emoción de una persona mayor por ese ratito de compañía que le ofreciste rompiendo un largo tiempo de soledad,  tras todo esto te llevas la recompensa más grande: consigues que tu corazón se encuentre pleno y serás feliz. 

 

"No es la altura, ni el peso, ni un título o mucho menos el dinero lo que convierte a una persona en grande. Es su honestidad, su humildad, su decencia, su amabilidad y respeto por los sentimientos e intereses de los demás". (Madre Teresa de Calcuta).

VIRGINIA VALDOMINOS

Psicóloga y Psicoanalista del Grupo Cero, atiende a sus pacientes en su consulta en la calle Santiago 38, 1º A de Alcalá de Henares. Es profesora del Seminario Sigmund Freud y del Seminario de Introducción al Psicoanálisis en la Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero. Terapeuta de parejas, Consultora de empresas y Perito judicial.

Ha publicado los siguientes libros en colaboración: “Pregúntame sobre accesibilidad y ayudas técnicas”, “Universidades Corporativas: La implantación de la estrategia”, “La mujer del siglo XXI. Una aproximación psicoanalítica”, “Medicina Psicosomática III: Trastornos alimentarios. Anorexia, bulimia y obesidad”, “Antología Mujeres en la historia (2). Desde 1940”, “Antología Mujeres en la historia (4). La antigüedad”; “Doctor ¿Por qué no puedo adelgazar? Perder peso con salud. Aspectos psíquicos y nutricionales”, “Múltiple interés del Psicoanálisis”, “La Psicología a la luz del Psicoanálisis”, “Amor, Sexo y Dinero. Lo mejor y lo peor”, “Progresar es fácil. Lo difícil es soportarlo” y “La pareja: Amor, Sexo y Ternura”. Codirige la revista del Corredor del Henares “Salud es Poesía. Poesía es Salud” y la revista Poesía + Poesía, dirigida por mujeres. También ha publicado dos libros de poesía: “Vamos a trabajar” y “Escribo cuando el amor descansa”.

Además es bailaora de flamenco y baila los poemas del poeta Miguel Óscar Menassa (candidato al Premio Nobel de Literatura 2010) en el espectáculo Flamenco, Tango y Poesía. Es pintora y ha realizado diversas exposiciones de sus cuadros en Alcalá. Está preparando su primer disco de canciones y otro de tangos que grabará en unos días y está aprendiendo a tocar el piano. Ahora, también estudia chino porque quiere ir a bailar flamenco al gran país asiático.

...POESÍA, PSICOANÁLISIS Y MUJERES DEL SIGLO XXI

 

Si bien masculino y femenino son dos construcciones teóricas de contenido incierto, sabemos que la mujer es una complejidad a producir por cada mujer y la feminidad una posición psíquica a alcanzar también por cada hombre. 

A la mujer nadie la entiende, ni siquiera ella misma se entiende a veces, porque tiene una energía imposible para el hombre y por su empeño de guardar el secreto, no quiso descubrir el enigma. No en vano Lacan hablaba de la mujer como el continente negro. 

Fue Sigmund Freud el primero que obligó a la mujer a hablar, como parte de la técnica psicoanalítica, ella debía decir en voz alta todo lo que pensaba. Y el Grupo Cero, es quien la obligó también a escribir. Puesto que la escritura es lo que deja huella en la historia de la humanidad y la mujer ha de conquistar el terreno de su propia libertad.

En este sentido, las mujeres del siglo XXI, contamos con instrumentos poderosos. Grandes maestros que nos han pensado, que han articulado sus obras en posición femenina, que han aceptado la diferencia, más allá de considerar a la mujer inferior, carente, loca o irracional, como históricamente se le ha venido etiquetando.

La mujer es radicalmente diferente al hombre, las diferencias son estructurales, desde la raíz. Producir esa diferencia, producir la belleza de la diferencia, será trabajo que cada mujer habrá de realizar. Y dará como resultado una mujer diferente entre otras mujeres. 

Su trabajo, su independencia económica, su libertad, para no quedarse en una sillita de ruedas empujada por otros, ella tendrá que acceder al símbolo, reconocerse diferente y trabajar, ya que como decía el poeta Martí, la felicidad solo puede hallarse en el camino del trabajo. 

Sin trabajo, sin independencia económica, la mujer no puede desarrollarse como mujer. Siempre dependerá de otros y eso coartará su libertad sexual y de pensamiento. 

El psicoanálisis, la deja hablar, para que ella puede conocerse y transformarse, explorar al máximo todo su potencial inconsciente para ponerlo al servicio de la sublimación, el trabajo, el arte. La poesía le cuenta como son las cosas verdaderamente, cuál es la verdadera historia de los pueblos.

 

Y la teoría del valor, otro de los grandes instrumentos que puede poner a su disposición, le enseña cómo están estructuradas las relaciones de intercambio de mercancías y la sobredeterminación económica en el sistema político-económico en que vivimos.

Conociendo esas tres grandes aportaciones teóricas, la mujer no puede ser engañada ni autoengañarse. Puede forjarse un futuro luminoso y vivir su vida de acuerdo con su deseo. Puede cambiar el destino familiar que está previsto para ella, hacerse una mujer del siglo XXI, trabajadora, artista, escritora. 

Así nos piensa el psicoanálisis y la poesía a las mujeres del siglo XXI. Depende de en qué pensamiento viva cada una que será una cosa u otra. Y mientras se está produciendo el poeta de la revolución femenina, cada mujer podrá psicoanalizarse para vivir mejor los años futuros.

ELENA CÁNOVAS

Directora de la compañía teatral YESES, fundada en 1985 en la Prisión de Yeserías y que está formada en la actualidad y desde hace unos cuantos años por internas del Centro Penitenciario Madrid 1 de Mujeres de Alcalá y por actores profesionales.  Eltaller de teatro se basa en la confianza y el respeto mutuo, y las actrices, comprendiendo y asumiendo unas normas básicas para el funcionamiento de la actividad, han abierto camino a otras internas y a su propio crecimiento personal. En su palmarés cuentan con premios tan prestigiosos como: Dionisos de Teatro, de la UNESCO, el Mujeres en Unión de la Unión de Actores, el de Compromiso Social de la Comunidad de Madrid, el MAX de las Artes Escénicas de la Sociedad General de Autores y la Medalla de Oro al Mérito Social. 

CREAR ARTE EN UNA CÁRCEL FUE POSIBLE CON SÁBANAS COMO TELÓN

...Yo entré con una idea romántica de las cárceles. Había realizado los estudios de asistente social y tenía muy claro que no me atraían las labores burocráticas y sí las de carácter social. Así es que decidí preparar las oposiciones a prisiones. Lo que me encontré allí fue un sistema rígido de uniformes, llaves y partes. En este ambiente de corte militar, y como una huida hacia adelante, decidí ingresar en la Real Escuela de Arte Dramático. Una vez graduada le propuse a la directora del centro penitenciario, que me permitiera crear un taller de teatro. Así nació esta peculiar compañía  que se ha convertido ya en un clásico  de la institución penitenciaria. 

Los comienzos fueron de una gran ilusión y con total escasez de medios. Utilizábamos para los decorados material de reciclaje, las sábanas se convertían en telones de fondo. Actuábamos en las fiestas del centro: en La Merced, patrona de las prisiones, en Navidades y en otros eventos. Pronto nos permitieron salir a otras cárceles, sobre todo en verano cuando las actividades decaen y hace mucho calor.

Pero llegó un boletín para participar en una Muestra Cultural del Mundo Laboral organizada por la U.G.T. No pensábamos que pudiéramos salir al exterior pero el jurado de la organización se desplazó a la prisión para ver nuestro montaje y nos seleccionó. Ya podíamos competir con otros grupos libres y el Centro se vio moralmente obligado a autorizar las salidas.

Hubo un fuerte despliegue policial, acordonaron el edificio donde iban a actuar las internas. El público se preguntaba si llegaría alguna importante autoridad. Y allí apareció el furgón de la guardia civil con las yeses esposadas caminando en fila India hasta el escenario donde iban a actuar. Una vez allí un policía se negaba a quitarles las esposas. Nos dieron el Premio de Interpretación de toda la Muestra y una Mención de Honor al grupo.

Con esta inyección de optimismo nos planteamos escribir nuestro propio texto que tenía que hablar sobre la vida en la cárcel y así surgió "Mal bajío" escenas de una cárcel de mujeres en dos actos. Esta obra recibió el Premio accésit Calderón de la Barca del Ministerio de Cultura, y se estrenó en el Teatro Galileo de Madrid para después realizar  una gira por las distintas comunidades. La obra muestra con humor y con amor cómo es posible crear arte dentro de una cárcel y cómo es la vida cotidiana en una cárcel de mujeres. 

Por entonces solicité a la directora que me permitiera la entrada de actores hombres, con el fin de que encarnaran los papeles masculinos de los repartos, algo que venían haciendo las actrices. También porque queríamos parecernos, en la medida de lo posible, a las compañías del exterior formadas por hombres y mujeres. Esto supuso un enriquecimiento mutuo, por una parte los actores enseñaban el oficio, por otra ellas, las actrices presas, mostraban una interpretación fresca intuitiva y poco predecible.

Comenzamos a presentar nuestros montajes en el exterior, participando en la Muestra Internacional Alternativa de Teatro organizada dentro del Festival de Otoño. 

 

La Dirección General de la Mujer de la Comunidad de Madrid decidió incluir los espectáculos de la compañía Yeses, en los actos organizados con ocasión del día Internacional de la Mujer. A partir de entonces Yeses ha salido de manera sistemática y entusiasta, por la comunidad de Madrid. 

Hemos participado en Congresos Internacionales de Teatro y Prisión celebrados en Manchester, Milán, Costa Rica y Berlín. La compañía ha sido invitada a actuar en eventos especiales, así como en universidades y comunidades. El montaje de Europaz que escribió la autora gallega Alejandra Juno a raíz de la presidencia en España en la Comunidad Europea, llevó a Teatro Yeses a realizar una gira por la región gallega. El Forum de las Culturas. Barcelona 2004 solicitó nuestra participación. El director del Forum lo expresaba refiriéndose a Yeses en un diario: "unas mujeres presas me han robado el corazón". El carácter ambicioso del evento, la creatividad y diversidad, junto con el despliegue de medios, hizo de nuestra estancia allí algo verdaderamente inolvidable.

A lo largo de este tiempo hemos realizado más de 50 montajes y han participado aproximadamente unas 1.000 mujeres para las que el teatro se convirtió en un balón de oxígeno, un espacio para la formación a través de la creación dramática donde poder volar por encima de las rejas.

Hemos recibido varios reconocimientos entre los que se encuentran: el premio DIONISOS DE TEATRO a proyectos de gran repercusión social, otorgado por la UNESCO; Premio MUJERES EN UNIÓN de la UNIÓN DE ACTORES; Premio al COMPROMISO SOCIAL de la Comunidad de Madrid; Premio MAX DE LAS ARTES ESCÉNICAS por la Sociedad General de Autores; y la MEDALLA DE ORO AL MÉRITO SOCIAL a propuesta por la Secretaría General de Instituciones  Penitenciarias y concedida por el Ministerio del Interior.

De nuestra historia se hizo una película y también un excelente documental, titulado 'YESES' y dirigido por Miguel Forneiro, que recoge todo el proceso del montaje: desde la primera entrada de las internas al taller, hasta el estreno del espectáculo.

En nuestro taller la idea de LIBERTAD impregna nuestros actos porque el teatro es liberador en todos los sentidos: les hace sentirse útiles, les eleva la autoestima, leen y desentrañan textos con mucho amor, ya que uno de ellos puede ser nuestro próximo montaje y se hacen más respetuosas con el trabajo de los otros y con el de ellas mismas.

Defiendo el valor pedagógico y resocializador del teatro, y reivindico su existencia en los colegios como enseñanza para la convivencia. 

En la cárcel, donde los presos ya son adultos y oficialmente marginados, el milagro es todavía mayor. 

¿Qué queremos conseguir con Teatro Yeses?

Lo primero es que el teatro sea UNA EXPERIENCIA LIBERADORA en la mayor amplitud posible. Que sirva para libersrse de la reglamentaria vida carcelaria. Que sirva para escapar de los CHIRRIANTES MEGÁFONOS que distribuyen los flujos de circulación humana por las galerías de la cárcel. Que sea UN REFUGIO durante unas horas en el silencio de los ensayos, roto únicamente por la música ritual de la palabra dramática. Que sirva para calmar la espiral de AGRESIVIDAD SORDA, y a veces no tan sorda, que la privación de libertad genera en las vísceras, canalizándola como agua viva dispuesta a regar los campos de su capacidad de inventar y divertirse. Que sirva el teatro para que las autoridades penitenciarias vean más próxima su reinserción y las pongan en la calle. Que sirva, en fin, para SABER CÓMO COMPORTARSE EN LA CALLE, y  que la calle, el espacio de los libres, les haga un lugar y las admita como miembros de pleno derecho.

rosa funes.png

ROSA FUNES

Pediatra Neonatóloga, es miembro de la Asociación Española de Pediatría y miembro numerario de la Sociedad Española de Neonatología. Profesora asociada de la Universidad de Alcalá de Henares. Vocal de pediatría hospitalaria en la Mesa de Trabajo sobre Salud Digital de la Policía Nacional de Alcalá de Henares. Ha publicado un pequeño poemario "Trilogía del Desorden" y ha colaborado en la antología poética Discípulas de GEA, ambas de la editorial Inventa Editores. También es autora de un relato en el libro "Esto no es un Puto Vinilo" de la editorial Bala Perdida.

¿EDUCAMOS?

Si buscas en la RAE la palabra educar, puedes encontrar entre otras definiciones, dirigir, encaminar, enseñar los buenos usos de urbanidad y cortesía etc. 

No es extraño en los tiempos que corren que un joven (adolescente o no), no se levante para ceder el asiento en el tren o en el autobús a una persona mayor o a una embarazada, o que no sujete una puerta para ceder el paso a un anciano o que no salude al cruzarte en el portal o cualquier otro tipo de detalle de civismo similar. No es extraño que ni se les pase por la cabeza. Entonces criticamos abiertamente a estos jóvenes tan mal educados sin darnos cuenta de que les hemos educado nosotros, sus padres. Cada vez es más frecuente la situación de niño tirano en la calle, en la escuela, en la consulta. Ese niño carente de todo tipo de límites que grita y es capaz de montar la pataleta del siglo si no consigue de manera inmediata lo que quiere. Cada vez es más frecuente que los planes de los adultos se hagan en función de lo que desean (o exigen) los niños, no salimos que el niño hoy no quiere, por ejemplo, o he hecho sopa porque el niño no quiere otra cosa. ¿Qué estamos haciendo? ¿Acaso no nos damos cuenta de que la educación de nuestros hijos es responsabilidad fundamental de los padres, que somos nosotros los que tenemos que pulir el diamante en bruto que mecemos en nuestros brazos al nacer, que somos nosotros los que tenemos que elegir los límites que queremos ponerles y que sean impenetrables para dotarles de la fortaleza mental suficiente para encarar las distintas situaciones de la vida? ¿Acaso no vemos que cada acto tiene una consecuencia? 

 Eduquemos a pesar de que la educación es siempre sinónimo de conflicto con ellos. Enfrentemos cada reto con nuestros hijos pequeños como si se tratara de administrar un medicamento: es necesario para mi hijo que se tome este jarabe y se lo doy, aunque no le guste. Administrémosles el jarabe amargo de los límites y que sepan desde su más tierna niñez que hay cosas que no pueden hacer, o tocar, o ver, o leer, etc. Que conozcan y practiquen el civismo como actividad extraescolar obligatoria. 

PILAR LLEDÓ

Es una historiadora que ha centrado su labor investigadora en el periodo de la Segunda República y la Guerra Civil en la ciudad complutense. Actualmente, y desde 2016, es la presidenta de la Institución de Estudios Complutenses, con sede en el Palacio de Laredo. También forma parte de la Asociación de Mujeres Progresistas-Francisca de Pedraza.

JUANA I DE CASTILLA, MAL LLAMADA JUANA LA LOCA

Hay una pequeña calle en nuestra ciudad que tiene la denominación de “Juana la Loca”. Es una excepción, pues las calles alcalaínas, como es habitual en todas las urbes, no se caracterizan por el equilibrio en el sesgo de género a la hora de poner nombres a las vías urbanas. Las mujeres ocupamos poco espacio en el callejero, y desde luego si aparece un nombre femenino no suele ser en el centro urbano, sino más bien en barrios periféricos. Este es el caso que nos ocupa. La calle “Juana la Loca” es una pequeña vía que comunica las calles de Felipe II y de Pablo de Olavide, en la parte trasera del colegio Escuelas Pías, en la zona de Juan de Austria. Es tan pequeña que carece de portales.

Pero lo importante no es el tamaño o importancia de la calle, sino su denominación. En ningún otro caso aparece el nombre de un monarca seguido de un apodo despectivo, excepto en el de esta hija de los Reyes Católicos que tuvo uno de los reinados más longevos de la historia de España, pues accedió al trono de Castilla en 1504, a la muerte de su madre Isabel, y al de Aragón en 1516, cuando falleció su padre Fernando. Fue reina hasta su fallecimiento en 1555, aunque ni su esposo Felipe, ni su padre Fernando ni su hijo Carlos permitieron que ejerciera como tal. Por eso sería mucho más correcto que la historia empezase a conocerla como Juana I de Castilla.   

La presunta locura femenina es uno de los estereotipos que sustentan el machismo que subyace todavía en ciertos sectores sociales, y suele aplicarse a las mujeres que no se someten al rol que el patriarcado les impone. El caso de Juana no es excepcional, y supongo que muchas de nosotras habremos sido catalogadas con tal epíteto cuando nos hemos negado a cumplir lo que se espera de nuestro tradicional papel de mujer. Ha habido a lo largo de la historia de España hombres con enfermedades mentales diagnosticadas que en ningún caso les impidieron reinar, como el caso de Enrique IV, catalogado como esquizofrénico por al doctor Marañón. Pasó a la historia con el sobrenombre de “el impotente”, víctima de las mismas razones interesadas de luchas de poder que su sobrina Juana, pero en su caso nadie le usurpó el trono, aunque sí impidieron que lo ocupara su hija Juana “la Beltraneja”, ni hay ninguna calle que lleve su nombre con ese insultante adjetivo como compañía. Se sobreentiende que es solo Enrique IV. ¿Por qué en el caso de Juana sí se considera que ese epítome degradante forma parte de su nombre? ¿Por ser mujer? ¿Por qué se le impidió ejercer el poder debido a su supuesta enfermedad mental, cuando eso nunca sucedió con el propio Enrique IV, ni con Felipe V, que padecía psicosis maniaco-depresiva, según Marañón, o Carlos II al que llamaban “El hechizado” y al que hicieron varios exorcismos porque sus consejeros pensaban que era objeto de una posesión diabólica? Por tanto, y suponiendo la enfermedad mental de Juana, puesta en entredicho por investigadores actuales, nada le hubiese impedido reinar de forma efectiva como así disponía el testamento de su madre Isabel la Católica en 1504.

Juana de Castilla había nacido en 1479. No estaba destinada al trono, por lo que fue educada como una infanta de su tiempo, destinada al matrimonio para afianzar alianzas políticas de Estado. Entre sus preceptores estaba Beatriz Galindo, y aprendió música, protocolo, latín y varios idiomas. Una de sus peculiaridades, por la que no encajaba en la católica corte castellana, era su falta de devoción, lo que también se achacó posteriormente a su supuesta locura. A los 16 años partió para Flandes para contraer matrimonio con Felipe de Habsburgo, según había dispuesto su padre. No dejaba de ser otro peón, como sus hermanas, en el tablero político desplegado por Fernando el Católico contra su enemiga Francia. No fue un matrimonio por amor, aunque sí parece que se gustaron al conocerse, y fueron capaces de tener seis hijos. Juana sufrió porque su marido era muy mujeriego, y hacía alarde público de ello. Y Juana no fue capaz de sufrir los desplantes de su marido con la dignidad y el disimulo con el que actuó su madre. También en ese punto se salió del molde que se le suponía a la mujer de su tiempo, educada para aguantar, y fue otro punto a añadir en su supuesta locura: sus celos patológicos, o su “locura de amor”, como pregonaba una popular película de tiempos franquistas.

En un giro inesperado del destino, la muerte de sus dos hermanos mayores y de su sobrino la convirtieron en 1500 en la heredera de los reinos de España. Eso supuso su vuelta y su proclamación como heredera de Castilla en las Cortes de Toledo de 1502. La futura reina era ella, su marido solo se consideraba el rey consorte. Ese momento marca el punto de inflexión en su vida pública, y es entonces cuando sale a colación su supuesta enajenación mental que cuestiona su idoneidad para gobernar. Primero su marido Felipe I, luego su padre Fernando el Católico, que la acabó encerrando en Tordesillas en 1509, y por último su hijo Carlos I, quien endureció su encierro convirtiendo su vida en la de una prisionera condenada a cadena perpetua, propagaron la leyenda de su locura para ocupar un trono que no les correspondía. Consiguieron ejercer el poder, pero no consiguieron despojar a Juana de un título que ostentó hasta su muerte en 1555: Juana I de Castilla.

No contribuyamos en la actualidad a perpetuar una injusticia histórica. No tiene ningún sentido un rótulo público en una calle alcalaína con un nombre denigratorio hacia una mujer que tuvo una gran importancia para nuestra ciudad. Vino a Alcalá de Henares en 1503 acompañando a sus padres, y aquí dio a luz a su hijo Fernando, el futuro Emperador, que dio lugar a una de las dinastías reinantes más longevas en Europa: los Habsburgo y el imperio Austro- Húngaro. Estamos a tiempo de corregirlo. No debemos perpetuar los signos de cultura patriarcal en el espacio público. Solo hay que sustituir el rótulo de Juana “la loca” por Juana I de Castilla para que el callejero alcalaíno quede limpio de esta muestra de machismo tan evidente.               

pilar lledo.png

MARI CARMEN GONZÁLEZ

Maestra del CEIP Pablo Neruda de Alcalá de Henares. Licenciada en Psicología, diplomada en Pedagogía Terapéutica, monitora de educación sexual. Autora de 'El Brujo Pirujo', 'Un lugar para dormir', 'La Cueva de la pintura', 'Una historia para la prevención del acoso escolar', 'No aguanto más papás, soy una niña y quiero jugar'. Elaboró el método de Educación Infantil: El brujo Pirujo que se puso en práctica para toda la etapa de Infantil  durante varios años en el CEIP Seis de Diciembre. Ponente del curso Metodologías alternativas en la enseñanza. Ha publicado artículos en revistas de educación. Autora de muchos otros cuentos que esperan salir poco a poco de su aula. Maestra por vocación desde hace 27 años y apasionada por su profesión, siempre ha intentado dar a cada alumno lo que necesita.

DEBERES DURANTE EL CURSO ESCOLAR: SÍ / DEBERES DURANTE EL VERANO: NO

El libro 'No aguanto más papás, soy una niña y quiero jugar' lo escribí basándome en la vida cotidiana en la que, en muchas ocasiones, los niños no pueden llevar a cabo el derecho que tienen de descansar y  de  jugar porque  a lo largo del curso escolar están apuntados a demasiadas actividades programadas. Partiendo de esto, considero que el verano es el mejor momento para promover el disfrute de este derecho.
El verano es para que el niño aprenda sin darse cuenta mientras juega a lo que quiera y cuando él quiera y el curso escolar es para aprender jugando contenidos curriculares programados.
A lo largo del curso escolar los deberes que ponemos a los niños son inevitables. No es necesario una exageración de ellos, ni a todos los alumnos tenemos que poner los mismos siempre, lo importante es que esos deberes sean motivadores y que permitan a los niños aprender de una manera significativa.
En vacaciones la palabra deberes no me gusta utilizarla ya que  la tenemos asociada a tareas escolares y en verano no hay que hacer esas tareas que son propias del periodo escolar.
Durante las vacaciones tanto los niños como los padres tenemos que aprovechar el tiempo, ese tiempo que ellos mismos nos demandan continuamente: pasar más tiempo con los papás. Ahí pueden surgir múltiples experiencias que les permiten aprender divirtiéndose. En ese tiempo también es muy importante escuchar a los hijos, sin prisas, mirándoles a los ojos, con calma y dejando atrás todas esas veces que nos cuentan sus cosas y nosotros no nos paramos, porque no tenemos tiempo para escucharlos y mirarlos con calma. Hagamos esto en verano y que se convierta en una rutina para el resto del año.
En ocasiones, cuando los niños no han adquirido todos los contenidos escolares, los padres están preocupados y quieren aprovechar el verano para ayudar a sus hijos con la finalidad de comenzar en septiembre más preparados. En estos casos, yo entiendo a los padres. Podrían   aprovechar para enfocar de manera divertida aquellas lagunas en las que necesiten reforzar, sin necesidad de tener a los hijos sentados con un cuadernillo todos los días para no perder su rutina. ¡Qué aburrimiento obligado!
Es necesario perder esa rutina que tenemos a lo largo del curso escolar, precisamente porque están de vacaciones y necesitan hacer de todo menos esos cuadernillos con cientos de operaciones mejor que participen en las tareas familiares como ir a comprar, en las que pueden hacer operaciones experimentando, que es como verdaderamente se aprende; ayudar a hacer comidas, pesando los ingredientes, etc.
A muchos de mis alumnos les he invitado en vacaciones a escribir un diario, una historia, una canción cuando sienten la necesidad de contar algo, resulta tremendamente atractivo escribirlo.
También que lean aquello que les interese, aquello que despierte su curiosidad y que sea ¡tanto! el interés que despierte en ellos, que les impulse a leer cada vez más por placer.
Y mientras escriben y leen de manera voluntaria, porque les interesa lo que están haciendo, están ejercitando un hábito que para mí es muy importante que lo ejerciten siempre, que es la capacidad de concentración.
Durante el verano, dejemos que los niños sigan siendo niños. No adelantemos etapas. No les pongamos tareas escolares.
Dibujemos en sus días estivales paneles llenos de canciones, bailes, libros, ojos que les miran, oídos que les escuchan, libretas para que escriban cuando lo necesiten, oportunidades para imaginar, materiales para crear todo aquello que imaginan, excursiones familiares, actividades con amigos. Y que los niños tengan la libertad de elegir de cada panel lo que desean hacer en cada momento.
Papás estad tranquilos, porque no les costará tanto adaptarse al nuevo ritmo escolar en septiembre. Vuestros hijos nos han demostrado en este año y medio, la gran capacidad de adaptación que tienen ante las situaciones que les rodea y nos lo han demostrado con creces.
Todos  los niños y niñas, ¡a jugar! Los papás y las mamás, los abuelos y las abuelas, los amigos y las amigas, ¡que no se queden atrás!
¡Feliz verano!
Besitos mágicos

mari carmen gonzalez.png