Antonio Arzente monta un taller en Alcalá que catapulta a las Vespas

Por Miriam Vega Rodríguez

Fotos Mortimer Peterssen                        2021 08 19

La Vespa es mucho más que un scooter, es un fenómeno cultural mundial con 75 años de historia. Un símbolo de libertad que nunca pasa de moda en la carretera, que se hereda en las familias... ¡Y que necesita ponerse a punto! En Alcalá de Henares tenemos la gran suerte de encontrar a uno de los pocos mecánicos especializado en este tipo de motos: Antonio Arzente. Abrió su taller hace pocos días, pero ya acumula encargos y trabajos de clientes de toda España, que el calabrés ha enseñado a Lux Moments. 

El taller que está montando es como un museo, limpio de grasa y muy ordenado para evitar accidentes y disfrutar de la exhibición de piezas, la mayoría procedentes de Italia, cuna de la Vespa. Y es también una 'escuela' donde resuelve dudas y aconseja sobre el funcionamiento de estas motos a sus pilotos o dueños (aunque algunos otros talleres le aconsejaron que no lo hiciera para evitar competencias).

_DYD4700.jpg

El noble mecánico nos muestra unos motores muy particulares para Vespas de carreras en los que está trabajando. Antonio tiene un equipo que compite con la mítica marca y está preparando una Vespa 200 de serie a la que modifica su peso para que corra más deprisa. Un piloto competirá con ella a mediados de septiembre en el Circuito de Campillos (Málaga) en el Torneo Nacional de Resistencia 6 horas.

También prepara un súper motor y hace cambios en el chásis de una Vespa amarilla que no pasará desapercibida en el pueblo de Toledo de su dueño. El modelo de unos 80 kilos de peso que normalmente tiene unos 7 u 8 caballos va a salir del taller 'rugiendo' con una potencia de 30 caballos. Las piezas de su transformación cuestan unos 4.000 euros. 

Cerca tiene otra en color verde con llantas especiales y con la imagen de Salvador Dalí, preparada para correr la prueba de resistencia de 24 horas como la que se hace en Zuera, por ejemplo. Y además prepara otros modelos para cross y para travesías por el desierto. 

También cuenta con motos con sidecar que pueden hacer gozar en el futuro a parejas de novios, turistas o protagonizar rodajes. Y restaura Vespas del 63 e incluso de 1958, "el modelo más antiguo que se ha hecho en España, aunque en Italia comenzaron en el 48".

Tiene miniaturas en las estanterías e incluso una Vespa cortada por la mitad de prototipo para enseñar y dar lecciones a aquellos que le preguntan y tienen interés por aprender. "Hay gente que ve videos por Internet pero no sabe hacerlo, muchas chicas que se mueven por la ciudad con ella pero desconocen la mecánica o qué hacer si un día no les anda, e incluso ingenieros informáticos que no tienen ni idea y les gusta ver y que les explique el funcionamiento del motor", que es bastante diferente al de otras motos. 

VIRGIN GALACTIC llega al espacio en el primer vuelo espacial privado

_DYD4762.jpg

Entre tanta Vespa también se ha colado 'la competencia', una Lambretta que espera su turno para ser arreglada. Y además tiene la suya, tuneada o inspirada en las motos de Correos, con la que ha hecho multitud de viajes por toda España. 

Sobre el banco de trabajo nos muestra la tarea de modificación de fases del motor, cómo se monta un pistón y las diferencias entre un motor muy moderno junto a uno del 56. Y nos detalla aspectos de los tubos de escape artesanales que han sido modernizados, a punto de instalarlos mientras espera que le llegue más material y maquinaria que tiene encargada. 

Antonio, antes de ser mecánico, trabajaba en una empresa de plantas industriales en Italia, pero cuando vino de Roma a España, hace seis años, comprobó que la gente confiaba en sus conocimientos y, animado por su mujer, decidió emprender un nuevo camino profesional que le apasiona, cargado de sueños e iniciativas.

Y es que no es fácil encontrar un taller como el suyo que arregle las Vespas a buen precio. Antonio es consciente de que alguien que no las conoce tan bien como él tarda muchas más horas y la mano de obra encarece la factura, algo que no gusta a la clientela. "Por eso pocos talleres se atreven a meterle mano", afirma el italiano.

 

No obstante, los clientes que le llevan sus legendarias Vespa para restaurarlas invierten una media de entre 2.000 y 3.000 euros para disfrutar después con ellas. 

 

Contacto: Taller Arzente. Calle Rumania 8, Nave 17 en Alcalá de Henares. Teléfono de contacto: 645 30 59 45.

_DYD4766.jpg
Opel-Mokka-512310.JPG