ALCALÁ NEWS - CORONAVIRUS - LIFESTYLE

Por Miriam Vega Rodríguez                   Fotos: The Glimpse Studio   Modelo: Laura Aran 

Los campos de girasoles son la postal de moda del verano                                                                          2020/08/15  

Numerosas mujeres, sobre todo modelos e influencers, embarazadas, parejas de enamorados e incluso familias enteras no dejarán pasar el verano sin posar en la postal de moda: los campos de girasoles. 

The Glimpse Studio ha realizado una de estas originales sesiones fotográficas con la modelo Laura Aran, dejando constancia de estos creativos y desenfadados retratos estivales que fomentan el turismo por el interior para disfrutar de nuestros pueblos. 

Hay quien madruga para ir a la playa y hay quien prefiere vivir esta otra experiencia de 'desayunar' entre girasoles, rodeados de flores que transmiten calidez y que son símbolo del sol, del amor, la vitalidad, la energía y el positivismo, lo que más falta nos hace ahora para animarnos. 

Según los científicos, cuando los girasoles son jóvenes y están creciendo siguen al sol en su movimiento diario. Incluso siguen a éste por la noche, cambiando su orientación hacia el Este anticipándose a su salida. Una vez dejan de crecer, los girasoles ya no siguen al sol y quedan orientados siempre hacia el Este. Creen que es porque los girasoles, al girar, no buscan tanto la luz del sol como el calor que éste proporciona.

En cambio la luz sí que es un factor clave en la fotografía y que solo los mejores profesionales saben cómo sacarle el mejor partido. 

Otra cuestión importante en este bello posado es el estilismo. Se recomienda vestirse con colores lisos y naturales que no eclipsen el cultivo donde predominan los tonos amarillos y verdes. También se aconsejan look étnicos o glamurosos con encajes. Pero hay que prescindir de los colores llamativos. 

De igual forma es fundamental ser respetuoso y cuidadoso a la hora de meterse campo adentro para no dañar el entorno, el trabajo del agricultor, la verdadera obra de arte. 

 

El girasol se cultiva desde hace más de dos siglos en España y resto de Europa por su valor ornamental. Pero en el siglo XIX comenzó la explotación industrial de su aceite para uso alimentario y también en jabones. Sus pipas son un entretenimiento muy español. 

Aunque nuestro país tiene grandes extensiones de esta planta, es ahora cuando se le empieza a sacar más beneficio artístico. De eso han aprendido mucho en Japón, que por estas fechas celebra el Festival del girasol en Kiyose. 

Ya antes fueron inspiración para pintores como Van Gogh e incluso las sacerdotisas incas, que lucían en sus prendas grandes discos de girasoles hechos de oro, y es que la planta es de origen americano.