ALCALÁ NEWS - CORONAVIRUS

Por Miriam Vega Rodríguez

Con la frente morena y la barbilla blanca                                                                                              2020/08/03  

Fotos: Ricardo Espinosa

Alcalá es vida, Ciclo de la Muralla, Alcine de verano, Ciclo Villas de Madrid, Ciclo Juntos 2020, La cultura va por patios, nuevas exposiciones en el Museo Arqueológico, sobre Gigantes y cabezudos en la Capilla del Oidor... Si en algo se están poniendo de acuerdo este verano Ayuntamiento y Comunidad de Madrid, por fin, es en potenciar el turismo de nuestra Ciudad Patrimonio de la Humanidad, entre otras localidades. Quieren ver turistas con la frente morena y la barbilla blanca por el uso obligatorio de mascarillas para mover la principal economía de esta urbe. Pero qué difícil es disfrutar de un viaje en medio de esta ola de calor, y ya no solo por el bozal quirúrgico de moda, sino por la ausencia de fiestas populares, con muchas piscinas cerradas en municipios, que permitían zambullirse en un paraje natural a pocos kilómetros, y con otras abiertas como ocurre en Alcalá donde una web permite saber el aforo en cada instante. Y, como dicen los malos chistes, en los que si te dejas el móvil en la mesa del bar y te vas al baño, cuando sales lo que te han robado es la cerveza. Lo peor es que por mucho gel que te eches o por mucho aire acondicionado que busques nunca estás relajado, pues casi todos los rebrotes apuntan a este contexto como origen. 

Lo que sí tiene bueno el turismo es que es un sector más concienciado con la importancia de la publicidad en los medios de comunicación. Si quieren vender entradas saben que tienen que dar a conocer su oferta de ocio en el escaparate al que recurrimos para informarnos de manera fiable. Otros comerciantes y empresarios prefieren no vender a hacer el esfuerzo de promocionar su producto o servicio. Y otros se conforman con influencers, algunos de dudosa reputación pues han hecho de esto una profesión al carecer de cualidades y/o conocimientos para cualquier otra. 

En este verano lo que no es atípico son las obras. Las autoridades presumen de que con rotondas, aceras y otras ocurrencias viales dan puestos de trabajo... Pero desde luego no los suficientes para el inmenso paro creado por el Covid 19. Es obvio que a la vuelta de las vacaciones hay que hacer muchos deberes si queremos empezar el curso con buena letra. Primero hay que agilizar las tramitaciones burocráticas, que no sean barrera para que cada empresario o autónomo pueda poner en marcha su iniciativa y cobrar a tiempo por su trabajo realizado. Después, lo ideal sería que la clase política demostrara que tiene de lo primero más que de lo segundo. Ojalá la corporación no hubiera aprobado subidas de sueldo como hizo PSOE y Cs, no se hubiera negado a renunciar a ella como ha hecho el PP, no hubiera pactado dedicaciones exclusivas, como ha hecho un edil de Unidas Podemos-IU o apuntarse al carro de la dedicación parcial para no estar solo a dietas, como ha hecho otro de Vox. Ya que nadie está libre de pecado que no lancen más pedradas y trabajen en reconstruir de verdad la ciudad. Y por supuesto que cobren por ello con responsabilidad los que tengan la responsabilidad, valga la redundancia, sea de la administración local, regional o nacional. Que la oposición sea a las políticas de cualquier Gobierno, y no otra profesión influencer que merme las arcas y posibilidades de hacer otros proyectos más necesarios para la población.

Conciertos de la muralla: Ara Malikian, Andrés Suarez y Dani Fernandez