Textos LuxMoments  Fotos: COE, y redes de Ona Carbonell y Alisa Ozhogina   2020 08 08

Ona Carbonell, musa de expresivos bañadores y de mejorar la conciliación familiar en el deporte de élite 

La natación sincronizada es uno de los deportes más estéticos que existen. Y eso lo saben bien los diseñadores Merche Jordán y Joan Sambró que son quienes realizan desde hace varios años los trajes de baño a nuestro equipo español de natación artística, capitaneado por la veterana Ona Carbonell, deportista que según han contado los diseñadores, se suele implicar mucho con el boceto. 

España ha firmado, en la modalidad de Equipo, la séptima plaza y, por tanto, el diploma olímpico en estos Juegos Olímpicos de Tokyo 2020. Un Equipo formado por Txell Mas, Ona Carbonell, Berta Ferreras, Paula Ramírez, Sara Saldaña, Blanca Toledano, Alisa Ozhogina e Iris Tió, estas dos últimas décimas en Dúo olímpico días antes. 

Uno de sus bañadores siempre suele ser de estilo flamenco para representar nuestro patrimonio cultural inmaterial con la coreografía en ese ritmo. Pero en el otro ejercicio técnico se inspiran en temáticas muy diversas donde intentan expresar mensajes. La joven pareja de nadadoras hizo un tributo a otro deporte como es el béisbol, sin bate pero con gorra incluida y adaptada para no salir flotando por la piscina. El equipo, a la Teoría de la Evolución de Darwin. Y además al despedirse dieron un mensaje en el lenguaje de signos. 

Las deportistas españolas, que salieron en primer lugar en la final por el caprichoso sorteo, eligieron la misma rutina que nos dio la clasificación en el Preolímpico y que gusta por su originalidad, dinamismo y cuidadas formaciones. España, finalmente y pese al enorme talento, trabajo y esfuerzo del conjunto, no pudo progresar más allá de la séptima plaza de la preliminar técnica, con una puntuación total de 181,9113 puntos. 

Los movimientos incesantes de piernas y brazos de las nadadoras, sin respirar debajo del agua, y sus saltos a modo de sirena, cautivan durante unos minutos al público, con ayuda de los bañadores estampados, en esta ocasión con animales observados por Charles Darwin en su viaje en 1835 a las Islas Galápagos, el archipiélago ecuatorial del Pacífico con islas volcánicas y tortugas gigantes e iguanas marinas, sinsontes y pinzones..., donde él empezó a descubrir su Teoría sobre la Evolución de las especies. 

Tras los JJOO, Ona Carbonell ha dicho estar "muy orgullosa de este equipo y de haber dado lo máximo. Ha sido increíble poder participar en mis terceros Juegos Olímpicos". 

Antes de comenzar, Ona Carbonell también hizo la reivindicación de que dejaran a las madres lactantes o con hijos de corta edad como es ella viajar con sus retoños a Tokio, como era habitual. Pero por la pandemia la organización se lo impidió. "Hemos sido informados por las entidades organizadoras de unas medidas sumamente drásticas que imposibilitan esta opción para mí. Tras recibir incontables muestras de apoyo y ánimo para acudir a Tokio con Kai, quería manifestar mi decepción y desilusión porque finalmente tendré que viajar sin él. Nuestra única posibilidad es esperar al fin de esta pandemia para que vuelva la normalidad, y con ella las medidas necesarias para que la conciliación familiar y deporte de élite durante una competición sea más fácil para todos".