Texto y fotos: Ayto y Paradores    2021 10 19

Rocío Rodríguez, la nueva chef de la carismática Hostería del Estudiante

La emblemática Hostería del Estudiante de Alcalá de Henares, uno de los primeros establecimientos de la red de Paradores, ha reabierto sus puertas. El histórico establecimiento, inaugurado en 1930 y donde personajes ilustres como Federico García Lorca acudían habitualmente a degustar sus clásicas «migas con chocolate», retoma su actividad tras un parón de un año y medio y lo hace con nuevo concepto gastronómico.

Para esta nueva etapa, Paradores ha apostado por que la Hostería sea el kilómetro cero de la gastronomía de la cadena hotelera pública. Su propuesta invita a realizar un intenso viaje por la rica y diversa oferta culinaria de los 98 Paradores sin salir de la localidad complutense, lo que equivale a poner al alcance del cliente lo mejor de las diferentes cocinas regionales de nuestro país con una visión actualizada.

“La idea es que el cliente pueda conocer la gastronomía de Paradores en la Hostería de Alcalá. Tenerlo como un punto de referencia de lo que puede encontrar ampliado en nuestros diferentes establecimientos. Que sea un restaurante de referencia y que sea el inicio gastronómico de una ruta por Paradores”, resume el Director de Operaciones, Carlos Martínez.

IMG_20211119_220452
IMG_20211119_220452

press to zoom
IMG_20211119_220642
IMG_20211119_220642

press to zoom
IMG_20211119_220233
IMG_20211119_220233

press to zoom
IMG_20211119_220452
IMG_20211119_220452

press to zoom
1/7

Carta ágil y cambiante

 

La nueva carta va será muy ágil y cambiante para dar cabida de manera rotatoria a elaboraciones de todos los puntos de España. Se prevé realizar  jornadas gastronómicas monográficas con chefs invitados de Paradores.

Entre sus “platos con identidad” destacan el arroz guisado con botillo D.O. Bierzo al estilo del Parador de León, la caldeirada Dos Reis de Santiago de Compostela, el pulpo al estilo del Parador de Puebla de Sanabria, el cochinillo MG Segovia asado al modo tradicional, el lechazo churro asado al estilo del Parador de Lerma o un rabo de toro a la cordobesa.

El recorrido gastronómico ofrece también la posibilidad de disfrutar de significativas recetas “del territorio”, con platos regionales icónicos como la empanada gallega de xoubas, el remojón granadino, las espinacas guisadas a la jienense, la sopa de pescados y mariscos del Cantábrico y la fabada asturiana con su compango.

Asimismo, dentro de esta cocina viajera, se ha reservado un espacio para los productos con identidad propia que surten las despensas de Paradores. Una sección destinada a alimentos con Denominación de Origen u otros sellos de calidad que se estrena con el Jamón ibérico bellota de Guijuelo, la cecina de León, el queso DOP Zamorano, las anchoas de Santoña y el mejillón de batea y que irá rotando para exhibir el vasto muestrario agroalimentario nacional de calidad certificada.

 

Platos de siempre

 

Sin embargo, este giro no implica que la Hostería pierda su identidad, ya que podrán seguir degustándose algunos de sus platos tradicionales más representativos, exponentes de la cocina castiza madrileña y de la cocina cervantina que la han encumbrado, como las migas alcalaínas con su huevo frito de corral y sus acompañamientos, los quijotescos duelos y quebrantos con mollejas y torreznillos crujientes,  el tiznao cervantino en taco de bacalao -el pescado favorito de José Valdearcos-, la sopa boba alcalaína o el guiso de gallo de corral en pepitoria.

De cara a potenciar su nuevo papel como embajador gastronómico de Paradores, se ha apostado por designar como jefa de Cocina de la Hostería del Estudiante a la joven chef extremeña, Rocío Rodríguez, tierra famosa también por sus migas de pastor.

La Hostería del Estudiante se sitúa en la calle Colegios, a pocos metros de la Plaza de Cervantes y justo enfrente del actual Parador de Alcalá de Henares. Se promovió en 1929, un año después del inicio de la red de Paradores, sobre el antiguo Colegio Menor de San Jerónimo, fundado por el Cardenal Cisneros, y se inauguró tan solo un año después, en 1930.

 

El magnífico edificio forma parte del conjunto artístico de la manzana Cisneriana y comparte el Patio Trilingüe con el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, uno de los edificios más representativos y conocidos de la ciudad. El establecimiento es un escenario único del siglo XVI, envuelto por enormes vigas de madera, muros de piedra, una chimenea donde ya se cocinaba hace cinco siglos, cobres de la época que visten el espacio y la singular y acogedora terraza del patio de caballos. Cada 23 de abril pone la nota gastronómica a la entrega de los Premios Cervantes que tradicionalmente preside el rey de España.

En la reapertura estuvieron el presidente de Paradores, Pedro Saura, junto al alcalde, Javier Rodríguez Palacios, el rector de la Universidad de Alcalá, José Vicente Saz, la segunda teniente de alcalde y concejala de Turismo, María Aranguren, y el director del Parador de Alcalá de Henares, Pedro Soria.