Por Miriam Vega Rodríguez Fotos Ayto Alcalá                  2021 08 21

Alcalá is black se estrenó con lleno absoluto, grandes divas y humo no sólo en el escenario

Alcalá is black llenó la Huerta del Obispo en su estreno el viernes 20 de agosto, con más de 1.000 espectadores que por sólo 3 euros pudieron disfrutar de dos grandes conciertos de música negra seguidos. 

A las 21:30 horas se abrieron las puertas para que pasara el público al recinto. Previamente la Policía Local, la concejala de Cultura y otros responsables de la Organización, supervisaron que el recinto cumplía con todos los requisitos para disfrutar del evento de forma segura y que se había protegido la zona donde hubo un accidente laboral en un pozo hace unos días. 

Después entró la larga fila de espectadores que fueron acomodados por el personal de Alcalá es Música -organizadores del Alcalá Suena- en sus sillas. A algunos no les había dado tiempo a sentarse aún o prefirieron quedarse de pie atrás para bailar, cuando arrancó el espectáculo. 

A las 22:30 horas, media hora después de lo previsto, salieron los teloneros, 

los alcalaínos Boo Boo Weavils, banda formada por la cantante Alba Castillo, Francisco Javier Gonzalo con la guitarra, Chema Contreras, en el bajo y  Elvira Sodalita, en la batería. Sus 45 minutos de actuación fueron curiosos. Hubo aplausos para su repertorio, con canciones como 'Chasing the sun' o 'Lucky man', entre otros. Pero también había espectadores impacientes porque querían ver al grupo principal. Además fue insólito ver en un evento de este nivel a dos mujeres, una con un móvil grabando y otra más joven con sombrero y una cámara de fotos, ponerse detrás de los músicos protagonistas y arrimadas a ellos, como si fuesen un coro, fastidiando el tiro de cámara de los fotógrafos profesionales del Ayuntamiento y oficiales de la Organización que sí saben trabajar desde el foso habilitado y/o laterales del escenario para no molestar y respetar a artistas, espectadores y a otros compañeros de medios de comunicación. 

Terminada la actuación del grupo complutense, orgulloso de que se hubieran vendido todas las entradas esa noche, hubo 15 minutos de descanso. Un cuarto de hora donde una décima parte del público aprovechó para levantarse de las sillas y estirar las piernas, alejarse de la gente y... ¡fumar un cigarro! al aire libre, pese a que el Ayuntamiento ha insistido en que está prohibido fumar en los recintos que acojan las actividades programadas en estas Fiestas. 

Finalmente salió la gran diva de Alcalá is black: Gisele Jackson, que ha formado parte de las bandas de Ray Charles, Donna Summer o James Brown; junto a su banda The shu shu’s, un trío de veteranos músicos blancos. En su larga carrera en solitario ha recorrido los 5 continentes y todos los estilos de la música negra, blues, soul, funk y jazz, haciendo parada en Alcalá de Henares en esta gira Europea para traer el mejor Rhythm & Blues. Ella se mostró encantada con vivir el verano en España y los españoles con su vozarrón. 

El ciclo internacional termina este sábado, también a las 22:00 horas, con Shirley Davis, gran diva del soul en Europa, junto a The Silverbacks, un proyecto que pasea de forma poderosa por el Soul, el blues o el funk. Y de teloneros los malagueños Wasabi Cru, ganadores de la categoría de música negra de esta edición de Alcalá Suena, que viajan de una forma original desde un estilo neo-soul al funk de los 70’s. 

Sus entradas también estaban a punto de agotarse, lo que demuestra que este evento ha triunfado.