Texto: Miriam Vega rodríguez y Fotos: DYDPPA para LuxMoments     2021 04 25

Puedes conseguir las fotos de la gala en: www.dydfotografos.com

La XI Gala del Día Internacional de la Danza llenó el TSC de arte y espectadores

 

Este domingo 25 de abril el Teatro Salón Cervantes agotó las entradas para ver la XI Gala del Día Internacional de la Danza organizada por la Asociación Juvenil Ballet Albéniz que dirigen Pepe Vento y Pilar Tejada, donde hubo homenaje al folklore, a la escuela bolero y al célebre bailador, jotero y coreógrafo Pedro Azorín. 
La Gala para impulsar y unificar a los grupos y compañías de danza de Alcalá de Henares, comenzó dando la bienvenida a las autoridades, a la concejala de Cultura, María Aranguren, la portavoz del PP, Judith Piquet, y los concejales de Cs, Miguel Mayoral y Susana Ropero, que sí estaban "para apoyar la cultura que tanto nos necesita", y al alcalde, Javier Rodríguez, y los portavoces de Unidas Podemos, Teresa López, y de Vox, Javier Moreno, que esperaban que estuviesen pero no asistieron. 
En un ambiente de compañerismo en el escenario y compartiendo camerinos, siete escuelas de baile o danza presentaron sus propuestas y creaciones de sus bailarines, maestros y coreógrafos, para así fomentar en los más jóvenes el espíritu, el amor y la pasión por la danza. Además de hacer llegar a toda esta ciudad Patrimonio Cultural la grandeza de la danza y enseñar un gran nivel dancístico. 
Aunque este año ha tenido menos participantes, por la pandemia, la Gala del Día Internacional de la Danza es ya un gran referente de la danza en la Comunidad de Madrid contando siempre con diversas escuelas, compañías, conservatorios, primeros bailarines y centros de enseñanza de otros lugares.
Este año las invitadas en el programa eran: Lady Vamp, Escuela de Danza Sara Lobo, Escuela de Danza Pilar Barbancho, Escuela de Danza Belén Rodríguez, Escuela de Danza Ovat, Ballet Español Noche de Luna, Ballet Albéniz (Escuela de Danza Pepe Vento), a las que se dio las gracias igual que a los patrocinadores por aportar su granito de arena. 
Durante la presentación se anunció que contarían también con finalistas del programa Prodigios de TVE. Y el homenaje a Pedro Azorín. 
Pilar López, Mariemma, Carmen Amaya, Luisillo, José Greco, Antonio Gades, María Rosa, José Antonio, el Ballet Folclórico Nacional y el Ballet Nacional de España, son algunos de los artistas y compañías para los que Pedro Azorín desarrolló su faceta coreográfica. Como bailarín y actor intervino en las películas Alma aragonesa, en una nueva versión de Nobleza baturra, y colaboró con la productora americana Walt Disney para su serie Por los caminos de España. Directores y coreógrafos de grandes compañías han recibido sus enseñanzas. Victoria Eugenia, Nana Lorca, Aurora Pons, Cristina Hoyos, Merche Esmeralda, Antonio Márquez y Joaquín Cortés, entre otros. En los últimos años de su vida, Pedro Azorín se centró en su labor de maestro impartiendo clases y cursillos en escuelas de danza y conservatorios de toda España. Sus últimos trabajos fueron el montaje La Dolores, obra que creó para la Compañía de María Rosa estrenada en febrero de 2001, y su participación en la película de Carlos Saura, Goya en Burdeos (1999). Falleció el 16 de noviembre de 2001 en Madrid". 
Su hija, Pilar Azorín, a la que le encantó ver el TSC lleno, dio las gracias por este reconocimiento y por recordar con tanto cariño a su padre 20 años después de fallecer. 
Pepe Vento y Virginia Viñales bailaron una jota en su honor. Pilar había bailado con Pepe y fue maestra de Virginia. Además ella mismo presentó la actuación de sus actuales alumnas de la escuela de Sara Lobo interpretando unas Seguidillas. 
A continuación la escuela de Belén Rodríguez interpretó una original coreografía de folklore con mucha percusión sobre la mesa titulada 'Cortando la rosa', tributo a las panaderas y con voz en directo de una de sus integrantes. 
Lady Vamp la escuela especializada en danza oriental, tribal, tribal fusión, ATS y burlesque, interpretó una danza en grupo de estilo andalusí, que es un estilo medieval de cuando habitaban las tres culturas en la península, y es anterior al flamenco. La coreografía se llama Lamma Bada. 
Luego llegó el flamenco del Ballet Noche de Luna presentando Isla de León con la dirección de Rocío Osuna, donde vimos mover con arte los mantones. 
Y la escuela de danza Pepe Vento, bajo la dirección de Pilar Tejada, llenó a continuación el escenario de rojo pasión y agua del mar al fondo. 
También intervino el Real Conservatorio Profesional de Danza Mariemma, con El Olé de la Curra de modalidad bolera, interpretada por una pareja de bailarines. 
Tras un descanso, volvieron a actuar las  niñas, las pequeñas grandes artistas de la jornada. Y continuaron los mayores. Noche de Luna, con la bulería 'Hechicera', sorprendió con una puesta en escena donde un bailarín mostró el torso desnudo, antes de salir el resto del cuerpo de baile. 
Después llegó una melodía de las más conocidas, La tarara, donde además de los volantes de las flamencas llamó la atención la forma en que respiraban por el esfuerzo y se agitaban las mascarillas. 
Laura Pérez, volvió a salir en escena sola, para interpretar una una Danza Oriental (o Danza del Vientre) titulada Ya Bent El Sultán, acompañada por los aplausos del público. 
La escuela de Pilar Barbancho presentó su espectáculo de flamenco 'Somos Marineros', donde las batas de cola parecían moverse como barcos que navegan. Una emotiva historia que dio paso a la danza estilizada de Belén Rodríguez 'Aprender a perder' con poesía incluida para destacar mientras bailaban las dos bailarinas de negro que hay que "aprender a levantarse y con la mochila llena de apuntes para la siguiente caída". Que la vida está llena de "despedidas constantes, que no podrás evitar o habrás planeado". Por eso hay que "aprender a despedirse", pues " hay restas que suman más de lo que pensamos y nos multiplican. Y eso significa que estamos creciendo. Somos lo que somos por lo que perdemos y ganamos". A pesar de ese "te quiero vacío o beso amargo, aprende a perder. Pero sobre todo aprende".
Cerraron la actuación los bailarines de la escuela de Pepe Vento, con otro espectáculo flamenco que fue el broche de oro a un fin de semana que se inició con una masterclass el sábado con Sara Arévalo. 
Terminados los espectáculos salieron al escenario los siete directores, seis mujeres y un hombre, Pepe Vento, que fue el único que recibió un ramo de flores. Los bailarines participantes han recibido una agenda y una botella de obsequio, cortesía de los patrocinadores que tuvo el evento.