Texto y fotos: Javier Ortega

FRIGILIANA. ESPAÑA.

También interesa visitar la iglesia de San Antonio, la Capilla del Santo Cristo de la Caña, y la Fuente Vieja.

Os recomiendo coger un Tuc Tuc, ya que os harán una visita guida por la ciudad muy interesante sin necesidad de cansarnos.

 

Según me cuentan los lugareños la mejor época para venir es durante El Festival de Tres Culturas, que se celebra en la última semana de agosto y es ahora el mayor evento de Frigiliana. Además desde 2006, cada año se celebra en el pueblo La Ruta de la Tapa, dentro de la programación de este festival.

 

Además de todos los puntos mencionados anteriormente, te recomendamos pasear tranquilamente por las calles del galardonado barrio mudéjar y seguir las doce placas de cerámica situadas a lo largo del casco antiguo (cada una va narrando la sublevación de los moriscos y las últimas batallas que se lucharon en la zona). 

 

Si te gusta explorar la naturaleza, este es un punto de partida ideal para practicar senderismo, el río Higuerón es más tranquilo que el vecino Río Chillar en Nerja. Hay algunos lugares fantásticos para hacer picnic. Otra buena opción es dar un paseo a caballo o visitar la aldea vecina el Acebuchal o la Alberca del Pozo Batán (no está permitido el baño).

Frigiliana, La Joya Escondida..

Hoy mis pasos me llevan a un lugar desconocido para mi, casi oculto a los ojos de la mayoría de los turistas, donde la Sierra Tejada Almijara y el mar Mediterráneo se funden en uno; Frigiliana.

 

Frigiliana es un municipio de la provincia de Málaga a muy pocos kilómetros de la famosa Nerja. Desde el pueblo las vistas son impresionantes, en un día claro se puede ver el norte de África. 

 

La parte baja del pueblo es la zona más moderna donde encuentras todo tipo de locales de restauración, una amplia gama de alojamientos (establecimientos hoteleros, apartamentos turísticos y casas rurales), farmacia, tiendas de artesanía, alimentación y de productos típicos de la zona como la miel de caña, cuya fábrica se encuentra en el pueblo y es una de las pocas que existen en el mundo.

 

Conforme vas subiendo, llegas al barrio morisco, el cual, está situado a trescientos metros sobre el nivel del mar. Las calles forman un laberinto de pendientes adoquinadas en las que encuentras casas encaladas, con puertas de madera muchas de color azul que los vecinos se encargan de mantener en perfecto estado y adornadas con preciosas macetas de vistosos colores.

 

Todo esto le ha llevado a ostentar el título de "pueblo más bonito de Andalucía” otorgado por Turismo de España.

 

Durante nuestra visita no podemos dejar de ver:

 

La Casa Solariega de los Condes, también conocida como el “El Ingenio”, se construyó a finales del siglo XVI por la familia Manrique de Lara. Comenzaron con una plantación de caña de azúcar y posteriormente fundaron la fábrica de miel de caña, la cual sigue en activo en la actualidad.

 

La Casa del Apero fue construida a principios del siglo XVII y ahora alberga la Oficina de Turismo, la Biblioteca Municipal, todos los archivos históricos de Frigiliana y el Museo Histórico. Merece la pena visitarlo, siendo el primer museo arqueológico de la Axarquía.

 

El Torreón es otro punto interesante. Se encuentra en el antiguo barrio mudéjar, justo al lado de la Calle Real. Lo que fue un antiguo granero ahora es parte de una casa. Para acceder al patio hay que atravesar un arco lleno de plantas, señalizado como El Torreón.

 

Restos del antiguo castillo árabe. Aunque no queda mucho de él, después de haber sido destruido durante la reconquista las vistas son una delicia desde aquí.

Algunas tradiciones artesanas de Frigiliana, incluyen materiales como el esparto, las calabazas de agua, la cera, el cristal, la arcilla, madera o lana se convierten en bellas obras de singulares acabados que pueden adquirirse en los comercios del Casco Histórico.

 

El plato más típico de Frigiliana es el choto frito en salsa de almendras, pero también son típicos: las migas, la arropía, las tortas de San Juan, las marcochas, todos ellos elaborados con aceite de oliva y regados con los ricos caldos moscateles de sus viñedos, sin olvidar, por supuesto, las recetas elaboradas a base de la miel de caña: las berenjenas fritas con miel o la batata con miel.

 

Muchos de los restaurantes y bares tienen terrazas con vistas al pueblo y al valle. Recomendamos La Taberna del Sacristan (Plaza de la Iglesia, 3), Restaurante El Jardín (Calle Santo Cristo s/n). Para tapear, Restaurante Al Fuente (Calle Real, 32) y los pasteles de La Tienda (Calle de la Iglesia, 7) son una delicia.

 

 

Destacan también nuevas iniciativas gastronómicas locales innovadoras que amplían la oferta como pueden ser la comercialización de la cerveza artesanal de nombre La Axarca de Frigiliana, premiada con el Premio Palacio a la Mejor cerveza artesana en su estilo en la edición del Beerfest Costa Del Sol 2016; y las confituras y mermeladas de Esencia de Frigiliana.

 

Pero sin duda lo mejor de esta tierra es su gente, amable y servicial, en todo momento te hacen sentirte como uno más de ellos.

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com