VIAJAR Y DISFRUTAR: _________________________ RIO TINTO, ESPAÑA.

Texto: Edward Drake Shadowhawk  Fotos: Loreto Sebastián.

 

 RIO TINTO. Territorio marciano.  

En la Sierra del Padre Caro, cerca de Nerva, en Huelva, nace un rio que se extiende más de 100 kilómetros fundiéndose con el rio Odiel.

 

Conocido por sus rojizas aguas y paisajes trastocados que parecen sacados de novelas de Verne o H.G. Wells. Es lugar de entrenamiento de misiones a Marte. Visitado cada año por miles de turistas que buscan adentrarse en un mundo mágico habitado desde tiempo inmemorial por íberos, fenicios, romanos o musulmanes. Explotado en minería hasta 1996 fue transformado en lugar de peregrinaje para fotógrafos y puesto de moda por su gama tonal. Pantones ocres y amarillos nos recuerdan a los lienzos de Edgar Degas.

  UN POCO DE BIOLOGÍA.  

 

Sus aguas rojas se caracterizan por su pH entre 1,7 y 2,7 (muy ácido), con alto contenido en metales pesados: hierro mayoritariamente, cobre, cadmio, manganeso, etc., pero con oxígeno, ya que los organismos que existen en el río son fotosintéticos en su mayoría. Estos microorganismos, adaptados a hábitats extremos, son acidófilos y se alimentan sólo de minerales; son tanto procariotas como eucariotas, incluyéndose entre los segundos algunas especies de hongos y algas endémicas del río. Por ello, la NASA lo escogió como hábitat a estudiar por su posible similitud con el ambiente del planeta Marte. Un experimento con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y desarrollado en el río Tinto, ha confirmado la posibilidad de que determinados tipos de organismos puedan sobrevivir bajo las restrictivas condiciones del planeta Marte.

  UN POCO DE QUÍMICA.  

 

La coloración tiene su origen en la meteorización de minerales que contienen sulfuros de metales pesados hallados en los yacimientos a lo largo del río. Estos yacimientos son depósitos hidrotermales compuestos en gran medida por rocas de pirita (sulfuro de hierro) y calcopirita (disulfuro de hierro y cobre). El proceso de meteorización se debe a la oxidación microbiológica de estos minerales, causada principalmente por unas bacterias especiales como Acidithiobacillus ferrooxidans o Leptospirillum ferrooxidans y otras bacterias acidófilas que oxidan los iones sulfuro y ferroso a iones sulfato y férrico, liberando protones que acidifican las aguas, y lixiviando una variedad de metales pesados como cationes en el agua. Es a causa del flujo de ácido sulfúrico que el agua del río tiene un carácter muy ácido. A este proceso se le denomina 'drenaje ácido de minas'.

COMO LLEGAR.

La mejor forma de llegar a Minas de Riotinto será en coche. Si viajamos desde el Sur, podremos hacerlo desde Huelva y tardaremos unos 60 minutos, y si nos desplazamos desde Sevilla el trayecto será de unos 90 minutos. Si el viaje lo realizamos desde el Norte, lo mejor será tomar la Autovía de la Plata.

 

Al llegar tendremos la posibilidad de elegir varias rutas y actividades como conocer las minas de Riotinto y Peña de Hierro, su parque minero y su Museo. En la zona hay además alojamientos rurales, y por supuesto vale la pena degustar la gastronomía de la zona.

El paisaje que nos encontraremos lo forman sus impresionantes y descomunales explotaciones a cielo abierto, también toda la naturaleza que existe alrededor, y lo más llamativo, su río de color rojizo. Para llegar hasta el nacimiento del río Tinto se puede acceder desde la mina de Peña de Hierro. Esta mina, algo menor comparada con las de Riotinto, aunque en su momento igualmente decisiva para la industria del sector, se sitúa a tan sólo 10 kilómetros, y en ella se encuentran materiales de más de 300 millones de años y con un origen volcánico sedimentario. Por esta razón estas tierras poseen gran cantidad de metales y sulfuros, sobre todo cobre y azufre, que han sido la base de la producción de toda esta comarca.

En nuestra excursión a las minas de Riotinto no puede faltar la visita al Museo Minero, un Centro de Interpretación del Parque Minero de Riotinto que resume en el espacio y en el tiempo este territorio caracterizado por la actividad minera. Gestionado por Fundación Río Tinto para el Estudio de la Minería y de la Metalurgia, una institución sin ánimo de lucro y de carácter permanente, este museo tiene como objetivo la conservación y restauración del Patrimonio Histórico-Minero de la comarca de Riotinto. En la exposición permanente del museo, que cuenta con una superficie expositiva de 1.800 metros cuadrados, podremos descubrir cuáles son las características medioambientales y geológicas de esta región, adentrándonos en su historia a través de innumerables piezas relacionadas con la minería y la metalurgia de todos los tiempos. El museo también cuenta con piezas de arqueología industrial tan emblemáticas como el vagón del Maharajá, el vagón en vía estrecha más lujoso del mundo, construido para la reina Victoria de Inglaterra y traído a Riotinto para una visita de Alfonso XIII. Otros espacios expositivos son la reproducción de una mina romana, o la Casa nº 21 del Barrio Inglés, construido para albergar al personal de la empresa minera británica, y que nos permite realizar un viaje en el tiempo hasta la época victoriana y conocer la vida cotidiana de esta peculiar colonia británica en el occidente de Andalucía.

Uno de los mayores atractivos de visitar Riotinto es su ferrocarril turístico, que recupera 12 kilómetros de su antigua línea comercial, con locomotoras y vagones restaurados del parque móvil de la antigua compañía minera. La construcción del ferrocarril de Riotinto fue sin duda un gran símbolo de la llegada de la revolución industrial a la zona, en total se construyeron más de 300 kilómetros de vías, tanto para puntos de carga y descarga de minerales, como para comunicar diferentes pueblos de la comarca para el transporte de pasajeros y obreros. El recorrido del actual tren restaurado, que dura aproximadamente hora y media, transcurre paralelo al río Tinto, atraviesa túneles, puentes y molinos, y desde él se pueden descubrir los restos de las antiguas infraestructuras mineras y ferroviarias, así como todo el paisaje de la zona. Una excursión que a los niños y a los amantes de los ferrocarriles les encantará.

En la web del Parque Minero de Riotinto tenéis toda la información que vais a necesitar sobre horarios, datos de contacto y tarifas o paquetes turísticos para visitar el Museo Minero, hacer un recorrido en el ferrocarril turístico o realizar itinerarios con visitas guiadas, ya que si os interesan todas las visitas y actividades que ofrecen, merece la pena adquirir el paquete completo. Si no queréis tener problemas de plazas, podéis hacer la reserva por anticipado llamando por teléfono.

GASTRONOMIA

Y para conocer Riotinto, no nos podemos olvidar de cuáles son las especialidades de su cocina y gastronomía.

 

- Chacinas y productos cárnicos artesanales relacionados con la matanza del cerdo ibérico. Todos los habitantes de la zona tienen una receta propia para el aliño de los chorizos, salchichones y morcillas.

- El “unto” o grasa curada para untar, la costilla en adobo, panceta, tocino, orejas, jamones, los chicharrones o el “adobao” que es una fritada de hígado y asadura con especias y vino.

- Las migas, preparadas con pan, sal, ajo, patatas, aceite y tocino.

- La sopa de ajo con huevos escalfados o revueltos.

- Los cocidos de patatas viudas, de coles con hueso de jamón.

- La sopa perrera que lleva agua, sal, pan y aceite de oliva; además de las “habas enzapatás” y el cocido de acelgas con patatas y arroz.

- Pestiños con vino cocido, cáscara de naranja, abolí y miel, los roscos con huevo, harina, canela molida y limón. 

- Las torrijas.

- Las “poleás”, hechas de harina, leche, canela y taquitos de pan frito. 

- El “pudin". Único postre que ha quedado como muestra de la presencia inglesa.

...

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com