Texto: Miriam Vega Rodríguez  Fotos: Bernardo Paz y Casa Real 2021 08 05

Excursión de la familia real a la Sierra de Tramuntana, patrimonio de la Humanidad

Tras reunirse con autoridades de las Islas Baleares y despachar con Pedro Sánchez en el Palacio de Marivent, los Reyes y sus hijas ya han realizado su famoso posado veraniego realizando una excursión al Centro de Interpretación de Ca s'Amitger para conocer las peculiaridades de la Sierra de Tramuntana, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y el Santuario de Lluc. 

Se trata de una alineación montañosa de unos 90 km de longitud al norte de Mallorca y con más de una docena de cumbres de alturas superiores a mil metros. Los materiales predominantes son los calcáreos, que por interacción con el agua han dado lugar a un paisaje singular e infinidad de formaciones kársticas. Menut, Binifaldó, Son Moragues, Cúber, sa Coma des Prat, Mortitx, ses Figueroles, Míner Gran, Sa Coma den Vidal, Gabellí Petit, Planícia ... son fincas públicas de la Comunidad Autónoma de las Islas Baleares que forman parte del Paraje natural de la Serra de Tramuntana, con una superficies total de 4.000 ha. Y el Santuario de Lluc es el centro espiritual de la isla, punto de partida de numerosas excursiones, con hospedería, áreas recreativas y zona de acampada. 

Felipe, Letizia, Leonor y Sofía atendieron las explicaciones sobre los ecosistemas propios de la etnografía de la Serra de Tramuntana que les dio la directora del Paraje Natural de la Serra de Tramuntana, Susana Liobet.

Luego se dirigieron a pie hacia la Basílica del Santuario de Lluc, donde fueron recibidos por el obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull; el prior del Santuario de Lluc, Marià Gastalver, y el sacerdote del Santuario de Lluc, Antoni Burguera. En el interior de la basílica, el prior les mostró la imagen de la Virgen de Lluc que preside el altar, y el Coro de la Escolanía, situado en el presbiterio, interpretó una salve. Tras una breve oración a cargo del obispo de Mallorca y la interpretación de dos piezas musicales, se puso fin a la visita a la catedral. Posteriormente la familia real firmó el libro de oro del Santuario y tuvo lugar la entrega de un libro. 

Desde la plaza del Lledoner Centenario iniciaron un ascenso de la ruta del Monte del Rosario, que contiene monumentos de piedra con alto-relieves de bronce, obras de los arquitectos Joan Rubio y Guillem Reynés y del escultor Josep Llimona, asesorado por Antonio Gaudí. Una vez llegados al monumento del tercer misterio, pudieron observar la vista panorámica de la Serra de Tramuntana y del Valle de Lluc, finalizando allí el recorrido. No obstante aún fueron al Ayuntamiento de Escorca parar firmar en su libro de honor.

La Serra de Tramuntana es una alineación montañosa de unos 90 km de longitud que se extiende en el norte de Mallorca.

De su relieve cabe destacar más de una docena de cumbres de alturas superiores a mil metros y constituye uno de los espacios más emblemáticos de la isla. Los materiales predominantes son los calcáreos, que por interacción con el agua han dado lugar a un paisaje singular e infinidad de formaciones kársticas.

20210804 LLuc Reyes-693_1
20210804 LLuc Reyes-693_1

press to zoom
20210804 LLuc Reyes-579_1
20210804 LLuc Reyes-579_1

press to zoom
20210804 Copa del Rey-16
20210804 Copa del Rey-16

press to zoom
20210804 LLuc Reyes-693_1
20210804 LLuc Reyes-693_1

press to zoom
1/26

Menut, Binifaldó, Son Moragues, Cúber, sa Coma des Prat, Mortitx, ses Figueroles, Míner Gran, Sa Coma den Vidal, Gabellí Petit, Planícia ... son fincas públicas de la Comunidad Autónoma de las Islas Baleares que forman parte del Paraje natural de la Serra de Tramuntana. La superficie del conjunto de estas fincas es de aproximadamente 4.000 ha.

El Santuario de Lluc es el centro espiritual de la isla, punto de partida de numerosas excursiones, con hospedería, áreas recreativas y zona de acampada.