Texto  by DVD  Fotos: Muddy Ignace

ANALIZAMOS EUROVISIÓN

PREVIA DEL FESTIVAL A UN MES DE CELEBRARSE                                                                                                                               2018/04/15      

Aunque para muchos es un festival rancio e insoportable año tras año es una emisión vista ya no solo en Europa sino en todo el mundo (Australia lleva unos años participando y eso que ellos tienen que verlo el domingo por la mañana) y está considerada como la emisión no deportiva más vista del mundo. 

En los primeros años del presente siglo, con el auge del televoto o voto del público proliferaron actuaciones más o menos estrafalarias o“freaks”, originales o atrevidas (según se mire) si bien ya se han dado antes y se seguirán dando. Aquí va un repaso de las cinco que consideramos más relevantes porque supusieron una actuación nunca antes vista.

 

1979.-Alemania.  Dschinghis Khan - Dschinghis Khan (Gengis Khan)

La originalidad no es exclusiva del siglo XXI. En una época bastante seria, Alemania (Occidental) llevo una canción disco defendida por un cantante-bailarín disfrazado de príncipe persa y con un coro en el que destacaba el genio de la lámpara. Para estar a finales de los 70 resultaba una propuesta muy arriesgada pero funcionó bien: Nosotros les dimos los 12 puntos y quedaron cuartos. Además, quizá os suene la canción porque en los años 80, Iván hizo una versión (cambiando la letra) llamada Sin Amor

LA NOVEDAD: Fueron los primeros en añadir abierta y provocativamente (Mirad la coreografía pélvica) el humor en la actuación.

2003.- Austria. Alf Poier - Weil Der Mensch Zählt (El hombre es la medida de todas las cosas)

No, Rodolfo Chikilicuatre no fue el primer humorista en Eurovisión. Ese honor le corresponde al austriaco Alf Poier, recitando más que cantando y acompañado de un par de coristas y con animales de cartón por el escenario. No llego a ser tan paródico como Chikilicuatre pero fue el primero que se tomó el festival de manera irreverente. No le fue mal, acabó sexto

LA NOVEDAD: El primer humorista junto con los animales de cartón y las coristas estrafalarias.

2006- Finlandia. Lordi – Hard Rock Hallellujah 

Finlandia nunca hacía Buenos papeles en Eurovisión y hartos de estrellarse mandaron un grupo heavy en el que todos iban disfrazados de monstruos y que bebía de Kiss, Alice Cooper y el show-rock. Nadie apostaba por ellos pero la originalidad y el voto del público los auparon a lo más alto batiendo incluso el record de puntos que había en el festival. Fueron recibidos como héroes en Finlandia y en la casa de Papa Noel en el círculo polar ártico su foto ocupa un lugar destacado

LA NOVEDAD: Heavy metal con disfraces y fuegos artificiales. 

2008 – Irlanda. Dustin The Turkey  - Irelande Douze Pointe (Irlanda Doce Puntos)

Esta vez la excentricidad no funcionó. Eurovisión estaba saturada y llevar a una marioneta (un pavo) a pedir directamente los doce puntos para tu país resultó excesivo. Ni siquiera consiguieron pasar de semifinales pues en ese año hubo de todo, desde una actuación de circo hasta Chikilicuatre. Así que, ya sabemos, ni se nos ocurra llevar nunca a Los Lunnis

LA NOVEDAD: El primer cantante no-humano de la historia del festival.

EDICIÓN 2018 ________________________________________

Tres motivos por los que no ganaremos Eurovisión… y dos por los que sí  

Por primera vez en bastantes años, quizá desde Rosa de España en 2002 se está crea la ilusión de que podemos ganar el festival de Eurovisión, o al menos, hacer un papel digno. Aunque quizá estemos inflando nuestras propias expectativas simplemente porque esta vez se está dando más cobertura a Alfred y Amaia de la que se dio a nuestros representantes en otros años.  Vamos a intentar hacer un pequeño análisis de porqué nuestras posibilidades son menores de lo que creemos.

1.- Europa no es España

Tras Operación Triunfo y el paso por muchos programas de televisión, todos conocemos el romance entre Alfred y Amaia y cuando suben al escenario sabemos que realmente hay una bonita historia de amor entre dos chicos jóvenes. Pero cuando ellos suban a cantar a Lisboa, serán una pareja más entre las diversas actuaciones del día. Sin la historia que tiene detrás, la canción pierde.

2.- Llegamos un poco tarde

Las canciones lentas e intimistas como la nuestra de vez en cuando funcionan en Eurovisión pero es complicado que funcionen dos años seguidos. Salvador Sobral ganó el año pasado presentando una canción muy simple, sin apenas puesta en escena pero con mucho sentimiento. Y “Tu canción” se acerca demasiado al planteamiento portugués, lo que no nos favorece. Probablemente “Tu canción” hubiera sido un gran punto en 2017 pero este año puede sonar a más de lo mismo. En 2018 parece que parten destacadas canciones más marchosas (Israel o Chequia) o aquellas con cierto mensaje (Italia o Francia).

3.- La canción no es tan espectacular como creemos

Seamos sinceros, Amaia canta muy bien. Alfred también, aunque no tanto. Pero sus voces no acaban de encajar y no hay un virtuosismo vocal que llame la atención en la canción. Es muy buena pero no es impactante ni novedosa y al no ser en inglés, tampoco podemos llegar con la letra, que siempre es una buena ayuda. Y esperemos que alguien le diga a Alfred que abra los ojos al empezar a cantar, que no queda bien empezar con los ojos apretados…

Pero aún así…

4.- ¡¡Esto es Eurovisión!! 

Portugal no era favorito el año pasado hasta los últimos días. Finlandia ganó hace unos con unos monstruos rockeros por los que nadie apostaba al inicio del certamen y al año siguiente una chica bajita y con gafas impusó su vozarrón cantando en serbio (Marija Šerifović/Molitva) Y además este año RTVE sí le está poniendo ganas, llevando a Alfred y Amaia a recorrer televisiones y festivales europeos en los que empezar a darse a conocer. Así que, quién sabe, todo puede pasar…

2014 – Austria. Conchita Wurst  - Rise like a proenix (Elévate como el fénix)

En los últimos años el nivel de excentricidad u originalidad ha bajado bastante, coinicidiendo con que ha vuelto a recuperarse el voto del jurado y ya no solo decide el público. Así la originalidad se ha vuelto más comedida aunque aún hay pequeñas sorpresas. Dentro de una actuación sobria y elegante, como una diva más de las que hay en el festival, Conchita Wurst sorprendió con la barba que le aporta su alter ego Thomas Neuwirth. De nuevo funcionó, consiguiendo la victoria para Austria.

LA NOVEDAD: Por muy gay-friendly que siempre haya sido Eurovisión, una elegante mujer con barba suponía ir un paso más allá.

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com